Mostrando entradas con la etiqueta preguntas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta preguntas. Mostrar todas las entradas

lunes, 8 de mayo de 2017

Al mundo he dado la vuelta




Mi voz ya no grita, solo susurra
por la empinada montaña voy desfallecida,
tratando de escalar hacia tu oculta cima.

Al mundo he dado la vuelta con tu nombre,
preguntando y preguntando dónde estarías
pero nadie …nadie te conocía.

Al no escucharte vivo amodorrada,
 haciendo acopio en mis recuerdos del alimento
 sagrado de tus palabras que me dan la vida.

 Los estíos se han helado de repente,
 las amapolas y las jaras también dormitan
y el silencio sepulcral me aterroriza.

A ciegas sigo sin encontrarte…
pero hasta el último suspiro que me quede
seguiré  en tu búsqueda… vida mía.

Encarna Recio Blanco


Escucha"MI VOZ YA NO GRITA" en Spreaker.

viernes, 5 de diciembre de 2014

En esta tarde otoñal...








Esta tarde otoñal llora el Cielo.
Le pregunto y no obtengo respuesta.
Lánguidas mis manos
se desperezan, buscando… ¿Qué buscan?
¡Pues en marcha, voy  a daros faena!

Esta tarde tan negra me gustaría
Volar y volar  por un Cielo en calma
con las alas recién estrenadas
de cualquier Ángel despistado
que se haya quedado dormido en mi cama.

Me gustaría…

Acorralar a la miseria y detenerla.
Ponerle grilletes a los forajidos
que envuelven sus vergüenzas con trajes de marcas.
Amamantar a los niños sin madres
y darles cobijo en mi alma.

Me gustaría…

Aliarme con la alegría y reír
 reir… hasta que se me rompan las quijadas.
Bañarme desnuda en el mar un amanecer  
y que sus olas sosegaran mis ansias.

Perderme en un mundo donde solo existieran
Soles, flores, y lunas  encandiladas.
Emborracharme de poesías y de buena compañía
Beber de sus  labios y envenenarme
hasta caer desfallecida.

Quiero irme , donde pudiera enamorarme del viento.
Donde consiguiera pelearme con la soledad.
Hacer una hoguera con el maldito dinero.
Enterrar las cruces en los cementerios
Y  abrir los barrotes de aquellos inocentes, que estén presos.

Me gustaría irme…

Donde lograra llorar y a reír al mismo tiempo
por aquel truhán que un día me dijo; Te quiero.
 Adosarme a un tren sin raíles y seguir esperando
Otra media vida
hasta que aparezca el hombre  que más quiero.

Esta tarde me gustaría…
 Salir corriendo de esta maldita oscuridad.
De tantos sinsabores, de mis incontrolados miedos
del sueño que siempre he tenido
y que el funesto destino no quiso concedérmelo.


En mi orfandad, mendigo a la Justicia Divina
para que el Cielo deje de llorar.
En esta tarde de otoño sombría
donde mis musas despiertas me dicen:

¡Que deje de llorar!

miércoles, 29 de mayo de 2013

La plaza llora...



La plaza llora esta noche
tras de mis cristales
 oteo sus lagrimas,
mil preguntas en mi mente
 se amontonan

Y Dios... 
Sin contestarlas.