Mostrando entradas con la etiqueta recuerdos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta recuerdos. Mostrar todas las entradas

martes, 7 de noviembre de 2017

Desde este mismo instante



Desde este mismo instante seremos dos extraños
por estos pocos días, quién sabe cuántos años...
Yo seré en tu recuerdo como un libro prohibido,
uno de esos que nadie confiesa haber leído.

Y así mañana, al vernos en la calle, al ocaso,
tu bajarás los ojos y apretarás el paso,
y yo, discretamente, me cambiaré de acera,
o encenderé un cigarro, como si no te viera...

Seremos dos extraños desde este mismo instante
y pasarán los meses, y tendrás otro amante:
Y como eres bonita, sentimental y fiel,
quizás, andando el tiempo, te casarás con él.

Y ya, más que un esposo será como un amigo,
aunque nunca le cuentes que has soñado conmigo,
y aunque, tras tu sonrisa, de mujer satisfecha,
se te empañen los ojos, al llegar una fecha.

Desde este mismo instante seremos dos extraños.
Tú bajarás los ojos  y yo levantaré el corazón.


J A. Buesa



domingo, 24 de septiembre de 2017

Apareció el otoño




Apareció el otoño de repente, casi sin hacer ruido.
 las altas montañas ahora dormitan,
esperando la caricia de las nieves
en las interminables noches de hojarasca.

 Un silencio sepulcral las envuelve
soportando  las tempestades con mano dura.
Altivas permanecen entre un viento helado y bronco,
 cambiando sus colores, le dan la bienvenida.

¿Donde emigraron las cigarras y los grillos?
¿Donde se fueron los rayos del sol que me abrasaban?
¿Donde se fueron las olas de aquella playa
que siempre me abrazaban?

Aquí estoy, abandonada a lánguidos recuerdos.
Esperando… lo que siempre espero.
Temblando por si llegara algún día
el hombre que más quiero.

Tiemblo al pensarlo retando al destino,
pero se malogra, se abre la herida,
y en mi fuero interno sigo en esa espera
aunque sé que el milagro…nunca llega.

El otoño  me desnuda y resplandece.
El futuro se me vuelve escarcha.
Ya no sé si estoy viviendo un sueño,
O una verdad Recia y amarga.

¡Otoñeció de pronto!!!


Encarna Recio Blanco

viernes, 9 de junio de 2017

Oyendo esta música






...Y oyendo esta música quien no se estremece?

Esta música que te recuerda, cuando él te dijo que te quería bailando.
O cuando los poetas escribieron versos de amor y de historias, capítulos de la vida que se incluyen en memorias.
Los autores de canciones caminaron sin medida, para contar experiencias de mil historias vividas.

Los transeúntes cansados, relataron sus leyendas, y en las memorias nos quedan fabulas que son eternas.
 Todos tenemos algo que contar de nuestra vida, momentos y circunstancias, que cambiaron las salidas.
A veces pedir al tiempo que recuerde nuestro andar, me parece insuficiente para volver a empezar.

Podemos estar muriendo a los dos años de edad, y rozando los sesenta empezamos a bailar.
Llorar por lo que no hicimos, y que no haremos jamás, en lo que hubiera pasado si me dejase llevar.

 Cuando esa que es la muerte, viene a rendirnos sus cuentas, se nos llena de repente el alma de reprimendas, y sacamos las facturas que no quisimos pagar, y los años de condena, se pueden multiplicar.
 Y yo pienso que el delito que tengamos que pagar, es mejor pedir disculpas, que el permiso para andar.
 No pienses en el mañana, ni en el pasado tampoco, solo espero que la muerte, cuando diga de venir, me traiga muchas facturas y muy poco que decir.

Me mirara sonriente porque mi condena es larga, pero me quedaran los recuerdos para poder compensarla.
Porque los trenes son muchos los que pasan por aquí,  y jamás yo me arrepiento porque siempre los cogí.

En esto de dar consejos, yo no soy la gran experta pero de vivir si entiendo, porque la historia y la vida, te dan siempre una respuesta.



Encarna Recio Blanco.

lunes, 8 de mayo de 2017

Al mundo he dado la vuelta




Mi voz ya no grita, solo susurra
por la empinada montaña voy desfallecida,
tratando de escalar hacia tu oculta cima.

Al mundo he dado la vuelta con tu nombre,
preguntando y preguntando dónde estarías
pero nadie …nadie te conocía.

Al no escucharte vivo amodorrada,
 haciendo acopio en mis recuerdos del alimento
 sagrado de tus palabras que me dan la vida.

 Los estíos se han helado de repente,
 las amapolas y las jaras también dormitan
y el silencio sepulcral me aterroriza.

A ciegas sigo sin encontrarte…
pero hasta el último suspiro que me quede
seguiré  en tu búsqueda… vida mía.

Encarna Recio Blanco


Escucha"MI VOZ YA NO GRITA" en Spreaker.

martes, 11 de abril de 2017

Cierro mis ojos




Cierro mis ojos y me abandono
a tu recuerdo
para saborearte todo.

Quiero escaparme de estos barrotes
que me aprisionan…
y no puedo.

Sigo en tu búsqueda por los aledaños
del desierto…
y no te encuentro.

Sigo persiguiendo al destino
que se ríe de nosotros
y  con él… no puedo.

Quiero dejar de escribir lamentos,
poemas y versos…
y mis dedos se revelan en el intento.

Quiero no quererte más
y sin embargo…
¡Te quiero!

Encarna Recio Blanco.

Escucha"CIERRO MIS OJOS Y ME ABANDONO" en Spreaker.

viernes, 13 de enero de 2017

Cuando te sientas solo




Cuando te sientas solo…
¡háblame!!!
aunque no estés a mi lado
¡te escucharé!!!

Cuando estés  triste…
¡llámame!!!
desgranaremos juntos
los recuerdos del ayer.

Cuando estés alegre…
¡recuérdame!!!
en las tardes de poesía
que te dediqué.

Cuando tus labios besen
¡compárame!!!
entre el amor y la miel
estaré.

Aunque no te pueda ver…
¡amor mío!!!
de por vida en la distancia

¡te amaré!!!

Encarna Recio Blanco.



Escucha"CUANDO TE SIENTAS SOLO-" en Spreaker.

sábado, 31 de diciembre de 2016

Feliz año-2017


Anhelantes esperamos
despedir un año que se nos va,
y con la misma ilusión recibiremos
al que llama a nuestra puerta
para entrar.

Felices aquellos que lo vean llegar,
entre familia, amigos, risas,
 parabienes, buenos deseos
y en champán.

Bienaventurados aquellos
que ya no están en nuestra mesa,
que se fueron para siempre
hacia esa luz, que a todos,
tarde o temprano,
nos llegará.

 Entre copa y copa la alegría
 y las lagrimas, se mezclarán
brindando por el Nuevo Año
que esperamos sea de Paz.

Por las calles esta noche huele
a despedidas y bienvenidas
a propósitos firmes
de ser mejores cada día
 de nuestra vida.

 Desde mi rincón amigos
os deseo, lo mejor…
y os mando un abrazo cálido
 envuelto en poesías.


Encarna Recio Blanco.


Escucha"Anhelantes esperamos" en Spreaker.

martes, 5 de enero de 2016

Queridos Reyes Magos...









Queridos Reyes Magos:
Este año solo quiero con mi carta, daros las gracias por los regalos del año pasado. Voy tan liada, que no me dio tiempo ni de daros, mi más sincero agradecimiento por ello.
Fuisteis generosos conmigo, llegasteis cargados a mi balcón  dejándome mucho más de lo que os  había pedido, y como vosotros sabéis, eran cosas que no eran tangibles ni  se pueden coger con las manos, pero que las atesoré con gran ahínco en mi corazón, para después  irlas repartiendo una a una a todos aquellos que las necesitaban más que yo.
No he perdido la ilusión, ni  los sueños que anidan en mi corazón, ni las ganas de trabajar, ni la alegría de vivir, ni las ansias de saborear unos besos.
He vivido cada segundo de mi vida como si fuera el último, animando a la ilusión, faenando con mi impaciencia, soportando las ausencias, gateando por los tejados en busca de enmienda, quitando de las manos de los violentos, los fusiles y escopetas, rodándoles el rosario a las beatas de mi iglesia, encargándome en las filas del paro con los mandatarios de tres al cuarto que no tienen vergüenza, cosiendo y bordando una nueva bandera, intentando tapar la boca a los que solo saben mentir para llenar sus carteras, he llorado y he reído al ver la gratitud en los ojos de un errabundo compartiendo mi merienda.
Durante este año he seguido aquellos sabios consejos que os pedía y que vosotros tan generosamente, me escribisteis en aquel pergamino dorado.
He tenido un poco más de paciencia de lo habitual, y mira que es difícil en estos momentos en los que el mundo va a una velocidad de vértigo.
He seguido llenando folios con mis sentimientos, aunque solo sea el viento el que luego se encarga de expandir por el Cielo.
Aquella Paz que os pedía también la he ido distribuyendo con mesura, pues estamos tan necesitados de ella, que se me ha quedado un poco corta al quererla repartir. La he estirado lo más posible, pero me ha faltado, si os sobra podéis dejarme un poco más este año.
Reyes Magos…Podéis dejarme el trozo de carbón que me he ganado ya que no he podido dejar de fumar, y eso que lo he intentado varias veces, a ver si este año puedo conseguirlo.
Os quiere esta mujer-niña que aunque ya va siendo un poco mayor, nunca quiere perder la ingenuidad de cuando era una niña.


miércoles, 28 de mayo de 2014

Bailaba...





Bailaba la pluma y cantaba entre mis dedos
lo que iba escribiendo
recuerdos  y caricias
añejos... añejos.

Tras de los cristales la luna en plenilunio
osada empezó a darme consejos.
La pluma seguía bailando.
Yo  sin oírla  seguía escribiendo.

Mi memoria rastreaba sin la ayuda del tintero
los recovecos de mi alma que se batía
con la pluma que cantaba…
Y con la luna que ahora…
 Bailaba.