Mostrando entradas con la etiqueta mariposas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta mariposas. Mostrar todas las entradas

jueves, 16 de noviembre de 2017

Mariposas sueltas

  



Mariposas sueltas aletean
a mí alrededor.
Tienen miedo de posarse
en mi dolor.

De pronto se dispersan
por el aire cansino,
y  me quedo sola
con mi bolígrafo.

Merodea por la calle
el abandono, la soledad
  cual cirio derretido.
Un penitente con su martirio.

Siento a un niño que late
en el abultado vientre de su madre,
¡Pobre  criatura!
Él no sabe aún, que no va a ser parido.

Un tañido de campanas secas
me sobresaltan
y el cortejo fúnebre que viene…
Ante mis ojos se para.


Encarna Recio Blanco.

lunes, 15 de mayo de 2017

Hoy quisiera ser mariposa



Hoy quisiera ser mariposa para volar y poder escaparme
por los andenes del viento para sentir, que soy libre entre ellos.
Para no ver estas calles donde la violencia  es incontrolable,
donde los malvados asesinan, y los cuchillos se afilan.

Para no ver que el trabajo está en paro,
que el pan escasea, y el amor se desaprovecha.
Por donde miles de fieras copulan buscando el poder y la presa,
para hincarles el diente, a la gente buena.

Voy con mis alas a cuesta escasa de ambiciones pasajeras,
a veces la nostalgia me atrapa por estas callejuelas.
No sucumbo y sigo en el hacer, queriendo apagar las hogueras
de  tantas injusticias pululando en las aceras.

Quiero volar y gritar a mi manera, que se nos escapan los días
entre miedos y tristezas, acorralados por las miserias.
Para aprender no hay que golpearse, para vivir no hay que humillarse,
que las manos son para trabajar y ayudar y  los labios para besar.

El universo se ensancha con bendiciones, que batallar es bueno  sin rencores,
que cada grano de arena constituyen grandes torres.
Y en este peregrinar de cada día despliego mis alas,
para alejarme de un mundo donde la tropelía, campa a sus anchas.

Quiero volar esta mañana por un mundo donde los hombres se amen.
Por donde las gaviotas  canten y las fuerzas del Mundo, se hermanen.


Encarna Recio Blanco.


Escucha"HOY QUISIERA SER MARIPOSA" en Spreaker.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Te conocí una noche


Te conocí una noche…
que ni siquiera había estrellas,
ni una luna se mostraba,
ni había rayos ni centellas.

No sonaban las campanas
ni melodías al viento,
no vi pasar  ningún ángel
por aquellos derroteros.

Pero…
 saltaron en mi vientre de repente,
las semillas del deseo,
y volaron mil mariposas
por encima de mis pechos.

Te conocí en verano
cuando lucen los almendros,
¿o tal vez fuera en primavera
bajo el azul de algún Cielo?

Yo seguía caminando
como si nunca te viera,
y tu pasaste de largo
como el que no se da cuenta…

¡aunque estuvieras casado
y yo con hombre a mi vera!!

Te conocí aquella noche
y el fuego nos devoró,
en un tálamo desgajado
nos confesamos amor.

Se desbordaron los mares
y hasta el sol se despertó,
cuando tu cuerpo y el mío
en éxtasis, se desplomó.

Lo que el destino depara
no hay fuerza que lo detenga,
lo que Dios quiere que pase
se cumple de igual manera.

Te conocí aquella noche
y las estrellas brillaron
hasta que nos llegó el alba
nos estuvimos besando.

Encarna Recio Blanco





Escucha"TE CONOCÍ AQUELLA NOCHE" en Spreaker.