Mostrando entradas con la etiqueta alas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta alas. Mostrar todas las entradas

martes, 3 de abril de 2018

Hoy siento en el corazón





Hoy siento en el corazón
un vago temblor de estrellas,
pero mi senda se pierde
en el alma de tiniebla.

La luz me troncha las alas
y el dolor de mi tristeza
va mojando los recuerdos
en la fuente de la idea.

Todas las rosas son blancas,
tan blancas como mi pena,
y no son las rosas blancas,
que ha nevado sobre ellas.

Antes tuvieron el iris.
También sobre el alma nieva.
La nieve del alma tiene
copos de besos y escenas
que se hundieron en la sombra
o en la luz del que las piensa.

La nieve cae de las rosas,
pero la del alma queda,
y la garra de los años
hace un sudario con ellas.

¿Se deshelará la nieve
cuando la muerte nos lleva?
¿O después habrá otra nieve
y otras rosas más perfectas?

¿Será la paz con nosotros
como Cristo nos enseña?
¿O nunca será posible
la solución del problema?

¿Y si el amor nos engaña?
¿Quién la vida nos alienta
si el crepúsculo nos hunde
en la verdadera ciencia.

¿Si la esperanza se apaga
y la Babel se comienza,
qué antorcha iluminará
los caminos en la Tierra?

¿Si el azul es un ensueño,
qué será de la inocencia?
¿Qué será del corazón
si el Amor no tiene flechas?

¿Y si la muerte es la muerte,
qué será de los poetas
y de las cosas dormidas
que ya nadie las recuerda?

¡Oh sol de las esperanzas!
¡Agua clara! ¡Luna nueva!
¡Corazones de los niños!
¡Almas rudas de las piedras!

Hoy siento en el corazón
un vago temblor de estrellas
y todas las rosas son
tan blancas como mi pena.
G. Lorca

Encarna Recio Blanco


lunes, 15 de mayo de 2017

Hoy quisiera ser mariposa



Hoy quisiera ser mariposa para volar y poder escaparme
por los andenes del viento para sentir, que soy libre entre ellos.
Para no ver estas calles donde la violencia  es incontrolable,
donde los malvados asesinan, y los cuchillos se afilan.

Para no ver que el trabajo está en paro,
que el pan escasea, y el amor se desaprovecha.
Por donde miles de fieras copulan buscando el poder y la presa,
para hincarles el diente, a la gente buena.

Voy con mis alas a cuesta escasa de ambiciones pasajeras,
a veces la nostalgia me atrapa por estas callejuelas.
No sucumbo y sigo en el hacer, queriendo apagar las hogueras
de  tantas injusticias pululando en las aceras.

Quiero volar y gritar a mi manera, que se nos escapan los días
entre miedos y tristezas, acorralados por las miserias.
Para aprender no hay que golpearse, para vivir no hay que humillarse,
que las manos son para trabajar y ayudar y  los labios para besar.

El universo se ensancha con bendiciones, que batallar es bueno  sin rencores,
que cada grano de arena constituyen grandes torres.
Y en este peregrinar de cada día despliego mis alas,
para alejarme de un mundo donde la tropelía, campa a sus anchas.

Quiero volar esta mañana por un mundo donde los hombres se amen.
Por donde las gaviotas  canten y las fuerzas del Mundo, se hermanen.


Encarna Recio Blanco.


Escucha"HOY QUISIERA SER MARIPOSA" en Spreaker.