Mostrando entradas con la etiqueta Reflexiones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Reflexiones. Mostrar todas las entradas

sábado, 18 de noviembre de 2017

Esta noche amigos




Esta noche amigos para concluir les daré unos pequeños consejos rápidos que a mí me consto mucho tiempo aprender.
Unas palabras que ya me las podían haber regalado a mí  en su momento y tal vez entonces me hubiera ahorrado mas de resbalón, pero así es la vida, tal vez lo comprendí de esa manera para poder transmitírselo yo esta noche a ustedes.
Les diré que guarden como el tesoro de sus vidas un cofre  repleto de bellos retratos, de recuerdos dormidos y de poemas de amor.
Les diré que no sueñen despiertos, sino a cada momento del día, y que vivan con intensidad, todas las situaciones que nos ofrece la historia que interpretamos.
Les diré, que el tiempo todo lo palia y que los minutos son tan eternos, como nosotros queramos alargarlos.
Les diré que las personas nos pueden hacer mucho daño, pero también nos portan las más bellas alegrías, que puedan alegraros la vida amigos.
 Esta noche, les deseo la más grande las pasiones, les auguro el más bonito de los versos y el cofre mas repleto del mundo, de amor lleno.
Tienen un universo en sus manos y un rincón que compartir, cada noche con nosotros.
Que sean felices y hasta mañana.


Encarna Recio Blanco.

jueves, 2 de noviembre de 2017

Reflexiones


He vuelto, Madre…de un largo viaje que emprendí sin zurrón ni zapatillas, acompañada tan sólo, por el  labriego sudor de muchas lágrimas sobre mis mejillas.
Y entonces, vinieron todos juntos   los dolores adosándose a mis venas, mi cuerpo era  un plañido de mil campanas rotas,  el  infortunio llegaba por el camino de la amargura. Quería volar, pero mis alas estaban rotas, viendo  un Cielo negro y sin luna  detrás de las cortinas de mis angustias. 
Adosada en su lecho y prendida de su lado día y noche, el cansancio no me abatía ni el sueño  llegaba, recitando versos inéditos sin que ella oyera mis palabras, atesorando en mi mente,  oraciones y recuerdos  que le diría cuando se despertara.
Cuando un atisbo de vida volvía a su cuerpo  me miraba sin saber quién era, la abrazaba, y muchas veces, me decía madre. Su mirada trastornada,  su pensamiento fuera de su cuerpo, tirando de ella y de aquella silla de ruedas que era cual un crucificado, abatido por su cruz, dábamos en silencio un corto paseo.
Otras veces, cuando dormía, mi mente iba desgranando los  momentos maravillosos  de cuando era una niña y me  iba a la escuela, ella me repasaba de arriba abajo, cual un capitán a su tropa, antes de salir de casa, para que fuera muy limpia, sin ninguna mancha en mi falda o en mi chaqueta.
Durante su larga enfermedad, mi plegaria a la Virgen siempre era la misma…”Cuando te la lleves de este mundo, ven Tú a por ella”, para que no tenga miedo, para que  por ese túnel que  a todos nos aterra no se pierda, para que con tu luz olvide los sinsabores y los dolores de esta tierra.”
El verano se despedía cansino, las nubes poblaban el Cielo aquella mañana, con barruntos de tormentas, cosa que a ella, la aterraba, cuando éramos niñas y  el Cielo se iluminaba con sus rayos fugaces, nos recogía cual una gallina clueca recoge a sus polluelos y junto a ella en su cama, rezábamos el rosario, y como por arte de magia, los truenos callaban y por los oteros se perdían.
Inmóvil se quedó  aquella mañana, como un pajarillo desvalido, con la cara amalgamada de cera y con una tenue sonrisa en su boca.
Allí estaba, sin poder darme el último  de su  abrazo, los  últimos besos,  ni las regañías que me prodigaba cuando algo estaba mal hecho, o se me escapaba alguna mentirijilla.
Deshecha en el llanto me encaré con el Cielo, con los Santos, con la gente, con el color negro, con aquellos hombres y mujeres que me abrazaban sin sentir el abrazo en mi cuerpo.
Solo me quedaba regarla de besos, para que se fuera con el cargamento  de mis postreras palabras y del amor  más grande, que ninguna balanza puede medir en esos momentos.
Abrazada a las yemas de sus manos a su  vientre, como un rio de lágrimas que se perdían por la pendiente de mis ojos, sin luciérnagas que me alumbraran…se fue de mi lado para siempre.
Un abrazo póstumo incendió el espacio, la tormenta en mi corazón hacia mil estragos, nada ni nadie, podía detenerme para que me alejara de su cuerpo inerte.
Unas campanadas en aquel silencio, me hicieron despertar de mi dolor y mi desesperación al saber, que ya  se la llevaban, que  no volvería a verla.   
 Al volver de dejarla en aquel Campo Santo, donde quedó para siempre su cuerpo, un temblor recorrió mi alma y mi cuerpo al ver la fecha, en la que haba muerto.
El ocho de Septiembre,   día de la festividad de Nuestra Señora la Virgen de Guadalupe,  Patrona de Extremadura de la que ella, era una ferviente devota.
Entonces comprendí que sí, que si  me había oído mi otra madre, la Madre del Cielo.
Y me entró una alegría por todo  mi cuerpo al pensar, que ahora juntas las dos  están  en los Cielos.


Encarna Recio Blanco

domingo, 24 de septiembre de 2017

Reflexiones

 


Balbuceo unas palabras prestadas,  en el ocaso de una noche de verano, cuando los rayos del sol van despareciendo en la solitaria playa.

 Y entonces, los besos robados quedaron en la arena con tu nombre, y que de pronto, borró una ola furiosa.  Mis huesos quedaron para ser el alimento de unas gaviotas enfermas, que veloces, huyeron de aquella playa, entonces, opté por dormir bajo el Cielo infinito de mi pena.

Unas sombras ahora, se movían sigilosas  por el camino  de mi melancolía, con el quebranto de las horas, tras el edificio de mi ruina.
La noche hace añicos a esta espera de siglos contenida, de desazones  y de requiebros en la  morada de mi constante agonía.

 Unos cantos lejanos con voces desafinadas, me hace despertar de mi apatía, y mirando el cortejo fúnebre, presiento que en aquella caja, van a enterrar  lo que yo mas quería.

Empezó mi memoria a  recordar entonces, la noche que  siendo una niña, me enganché de por vida a la pluma, sin saber que decir, ni como hilvanar mis poesías, con  faltas de ortografía y sin terminar el bachillerato.

Pero lo que bien recuerdo es, que todos los días, me escapaba por las rendijas de mi inconsciente osadía, por los pasillos del colegio, un colegio sin  columpios y  sin meriendas ni recreos, llena de barro y sin zapatillas, quería a tan temprana edad, dar un paseo  por el mundo, por la vida.

Me  fui huyendo de mí casa y de aquel entorno ,que en aquellos tiempos, era tan hostil, como un tiroteo, tan negro como el hambre en el  exilio, tan tétrico como una cárcel llena de cerrojos, cuando veía a aquellos hombres como sudaban, con hambre y con sed en aquel frio barbecho.

Quería hacerme mayor y en la Universidad comprendí, que aquel paseo me costó sangre, sudor y lágrimas.

Sigo paseando por el mundo, sigo esperando de la vida, y sigo escribiendo poesías en la arena de esta playa solitaria, o en el ocaso de una noche como esta, de verano.


Encarna Recio Blanco

jueves, 1 de junio de 2017

Reflexiones




Aprender a vivir, a sentir, a caer y levantarnos, aunque a veces, vayamos caminando por senderos sin espinas, otras veces inciertos, es difícil la andadura, y cansados, nos paramos a reflexionar sobre la vida que a diario, tal vez, dejamos pasar, sin darnos cuenta que, cualquier día puede ser el último de nuestra vida.

Ayer vi a una mujer  ciega que a oscuras, miraba desde su prisma el mundo, que tal vez nosotros con luz,  no hayamos percibido nunca. Comprendí entonces, que no existen grandes o pequeños problemas, sino formas distintas de afrontarlos.

Aprendí que la sonrisa es lo último que debe perderse, aún cuando no queden más ramas a las que agarrarnos, incluso cuando las puertas estén cerradas, aún  cuando el sueño nos ciegue, o cuando la vida se nos va extinguiendo.

Comprendo ahora, que lo cierto puede ser una enorme quimera, que los sueños a veces se cumplen, sólo con desearlo, y que el amor,  no es cosa a veces de dos, sino de tres.

Únicamente hace falta un corazón para ponerlo en marcha, y que por más aprisa que vayamos, siempre llegaremos al mismo sitio, y que las líneas de las manos pueden transformarse, dependiendo de los caminos que cojamos a lo largo de nuestro tiempo.

Aprendí que un juego puede ser una distracción para unos, y un gran peligro para otros, que el dolor es necesario, y que las dos caras de la moneda, son inútiles para aquel, que sólo quiere percibir una.

Comprendí que no puedo yo sola, cambiar el mundo, pero sí motivar a otras personas en la tarea de transformarlo. La vida es un sendero ancho, estrecho, grande, minúsculo, rocoso, liso, espacioso o claustrofóbico, estéril o fértil, pero que en la mayoría de los casos, depende de nosotros.

Estas cosas las aprendí ayer, y sólo por que quise prestar atención al mundo que me rodeaba,  únicamente porque abrí los ojos, ya  que muchas veces, los mantengo totalmente cerrados y estoy casi siempre, en las nubes.

En veinte cuatro horas, se pueden aprender grandes cosas, sobre todo, cuando de pronto notamos el dolor, el fuego, el desamor, las tormentas o las luces apagadas.

Por eso ahora no permito pasar ni un solo día más, dejando que el tiempo consuma mis momentos, he dejado de suplicar más días a mi buen Dios, ya que no he sabido utilizar las armas que Él  puso en mis manos, y ese arma, se llama amor.

Vivo ahora cada uno de mis momentos luchando con el arma del amor entre mis manos a diestro, sin siniestro, porque quizás pueda ser mi último momento.

Encarna Recio Blanco.

sábado, 13 de mayo de 2017

Reflexiones



Toda muerte abre una ventana. Si cambias tus tristezas por celebración, entonces, tu también serás capaz de cambiar la muerte, por resurrección, de ti depende cambiar las angustias, por un poco de tranquilidad.
Esta noche que estamos caminando entre estrellas, esta noche que tal vez tú me estás oyendo por primera vez, quiero que a tu alrededor emane un remanso de paz donde puedas meterte.
 Estamos en otoño y las hojas empiezan a caer, hay personas que con en el otoño se abaten con tristezas,  con depresiones, pero hay que pensar que pronto, llega una nueva primavera, donde los árboles empiezan a retoñar, donde la sabia empieza a florecer, donde los recuerdos buenos afloran.
 Para ti esta estrella.

Encarna Recio Blanco

Escucha"TODA MUERTE ABRE UNA VENTANA" en Spreaker.

viernes, 12 de mayo de 2017

La madrugada



La madrugada llega sin pedirme permiso, como un fantasma que quiere atrapar a su presa, como un bandido esperando el atraco, como un enamorado que espera a su amor.

Delante de esta pantalla inmóvil, voy desgranando poesías, relatos y cuentos chinos aunque no sepa el idioma.
 Un cigarrillo…dos…tres…tengo que dejar de fumar uno de estos días susurro, pero, esperaré el momento oportuno, para hacerlo.

Quiero levantarme de este sillón, que me tiene maniatada, cual reo en una  silla eléctrica directamente, para  ser ajusticiada, pero no puedo, no puedo dejar de teclear en   mi ordenador, es como si  quisiera darle el martirio que me suponen los recuerdos, el momento, el pasado y el presente, o simplemente,  lo que se me ocurra en estos silenciosos momentos.

En la vida hay fracasos,  éxitos ,alegrías y tristezas, todo  conglomerado junto a nuestro talle, haciendo un haz con la liviana carga, o tal vez, pesada carga, según nos vaya en la vida, o según tengamos el prisma con el cristal que lo miramos.

He visto a mujeres con esa terrible enfermedad que no quiero ni nombrar que me dicen: ¡Lo he superado!  y van contentas y con  fuerzas pasando el mal trago.

Otras mujeres en cambio,  que al parecer, lo tienen todo, o casi todo, buena posición ,maridos, hijos y demás familia, son la cruz de esta moneda, sus caras parecen de cera, sin un atisbo de sonrisa, sin  esperanzas, me dicen: tengo depresión, y no es que lo dude, pero mas bien creo que tienen de luto el alma, aun sabiendo y si no lo saben, se lo digo por propia experiencia, que podemos tornar la tristeza en alegría en un segundo, no es una utopía puedo decirlo, con conocimiento de causa.

Claro que hay que ser optimistas en la vida, y ver las cosas siempre con un prisma de fortaleza, pues las cosas que a veces creemos que  son malas, pueden ser buenas para sacar conclusiones, para fortalecernos y aprender a ser valientes, en otros momentos que se nos puedan presentar.

Dios a veces, parece que nos traza líneas torcidas,  en nuestros caminos, pero Él no se confunde nunca, siempre son caminos derechos, que no sabemos, o no queremos transitar por ellos, por el fácil, todo el mundo sale corriendo, por el difícil, nos detenemos abúlicos y no ponemos el esfuerzo para conseguir esas metas, situaciones y periplos de la vida.

Las campanas de la torre de la  Iglesia retumban en mis oídos, una tras de otra, no quiero contarlas, el tiempo es como todo, si lo dejas pasar por donde él quiere, te ata de por vida, y si no lo dejas pasar a su  libre antojo, te hace mucho mas libre, me da igual que sean las cuatro, como las cinco, estoy conmigo y con mis amigas las teclas.

La calle está silenciosa, de vez en cuando, mis ojos se pierden por estas calles donde siempre hay bullicio, bodas, comuniones, bautizos y fiestas de guardar.

Pero ahora la calle, esta silenciosa con una tenue luz que dan sombras amarillas, a los pocos viandantes,  que oteo  detrás de mis cristales.

Las palmeras me acompañan, con sus vaivenes placidos que trae  la brisa, me hacen pensar, que estoy en un oasis lejos del mundo de las guerras, de los naufragios que cada día leo  y veo, en los medios de comunicación.

Pero ahora, los cuerpos andantes estarán durmiendo algunos plácidamente,  otros tomando sedantes, otros atracando bancos, otros en las cárceles y los menos, estoy segura, estarán haciendo el amor.

Y yo, que debería de estar en la cama, estoy tocando cual sinfonía celestial, las teclas de este ordenador que me ordena, (Valga la redundancia) un descanso para mi mente y para  mi cuerpo, pues voy a hacerlo caso.

¡Buenas noche…Noche! 


Encarna  Recio Blanco

Escucha"REFLEXIONES-LA MADRUGADA LLEGA SIN PEDIME..." en Spreaker.

martes, 11 de abril de 2017

Reflexiones




El ser humano necesita para vivir, aparte del alimento, del oxigeno y del agua, muchas más cosas, que son tan elementales como ellas.
Necesita amor, besos, no sólo de pasión, sino de cariño, calor, cuando el frío penetre en tus huesos, y no tengas esa energía que pueda reconfortarte.
Una mano tendida en los momentos, que te encuentras en el cemento, necesita que te escuchen, cuando necesites desahogarte, silencios cuando te encuentras entre el tumulto de voces desafinadas que gritan, queriendo ser ellos, los protagonistas de la película.
Necesita  de estos alimentos del alma, que por desgracia, no se venden en ningún supermercado.
 Pero afectos verdaderos, apoyos, ayudas amorosas y  positivas, por eso, al carecer de ellas, muchas personas a veces, se decantan hacia las negatividades, las relaciones toxicas, las drogas, el terrorismo, el robo, el chantaje, y muchos más adjetivos, que degradan al ser humano, un combustible de alto voltaje, que tarde o temprano, si no lo ponemos en práctica, nos explotará inexorablemente en nuestras manos.

Encarna Recio Blanco.

Escucha"REFLEXIONES-EL SER HUMANO NECESITA -" en Spreaker.

viernes, 7 de abril de 2017

Reflexiones




Tengo en mi alma un jardín secreto, compré la parcela un año que tenía un poquito de dinero ahorrado.
 Cuando estoy muy triste, abúlica o incapaz de seguir por los caminos pedregosos, me escapo a este edén recóndito, y busco los  recuerdos felices aquellos que algún día me hicieron  feliz.

Algunas veces, el capellán que guarda mis llaves, al ver mi cara  con un  rictus de tristeza, quiere alegrarme y me regala unos cuantos tesoros que olvidados, tenía en un cofre lacado, unas fotos amarillas, muchos folios para seguir escribiendo, unos collares de perlas, engarzados con  los filamentos de luna llena, recuerdos alegres y muchas esperanzas despiertas.

En mi entorno militan fieras que me rodean, no las deje acercarse a mi sombra, pero  me acosan de vez en cuando, guerras  sin ley, rencores, envidias, ladrones, usureros, y muy malas personas.

Me escapo  de aquellos que juran ser siempre  honestos, pero engañan con las apariencias más bondadosas, siendo felinos, prefiero a los sufridores, a la gente que lucha, lucharon  y lucharan por conseguir sus metas sin dañar a los demás.

Cada cual lleva una máscara, un guion elaborado a la medida de un Dios que no cree en ellos, porque llevan la maldad adosada a su espalda.

…Y en este jardín secreto voy desgranando las cuentas de un rosario que aquel día mi abuela me regaló un trece de agosto.



Encarna Recio Blanco

Escucha"REFLEXIONES- TENGO EN MI ALMA" en Spreaker.

domingo, 19 de febrero de 2017

Reflexiones.




El mar, mi mar, ese mar de nuestro fines de semanas, ¿qué misterios se esconden en él? ¿Por qué susurras? ¿Qué ocultas, qué nos muestras, qué provoca tus bruscas sacudidas, qué originan de repente tus caricias?
Todo en ti es misterioso, atractivo, cuando creemos conocerte vas y te escapas, como un rayo de luz que percibimos, pero que nunca, nuestra mano alcanza.
Nos acoges cual madre generosa, nos envuelves, nos meces, nos cantas y luego sin esperarlo, imprevisible tu otra cara, la odiosa, la horrible, la furiosa, la temible, cuya terrible fuerza espanta, en tu seno se complacen la vida y la muerte en jugar, con el fiel de la balanza.
Espejo de ternuras, luz y plata, cuando llegas a la playa limpia y placida, implacablemente diosa ejecutora del destino, cuando los cuerpos inmolado devuelves a la orilla mostrando tu imagen de diosa vencedero, que exige su tributo, se apaga el miserable, que ante ti, no es nada, amante seductora, que lo mismo a su presa atrae, que rechaza, sin embargo, quien un día sucumbe, quien nació mecido por tu aura, nunca de tu influjo se ve libre, pues añora tu pasión y tu llamada.
El mar…mi mar…ese mar nuestro, bello, inmortal cuerpo sin alma, que se quiere, que se añora, que se admira, que te envuelve, que te arroba y te acaricia.
 Ese mar…mi mar…ese mar nuestro, cuantos misterios te envuelven.


Encarna Recio Blanco.


Escucha"REFLEXIONES-EL MAR" en Spreaker.

viernes, 27 de enero de 2017

Reflexiones-fui desparramando...




Fui desparramando migas de pan por aquel parque, y vinieron las palomas al banquete, haciendo caso omiso de mi presencia, y de  mis manos.
Sembré de versos la vereda de aquel camino, por donde tantas veces, los besos se quedaron preñados, de esperas y de venidas, sin ver que ningún transeúnte estuviera leyendo.

Quise abrir una fosa para enterrar el esqueleto de una golondrina, pero la tierra no me dejaba que ocupara  su espacio, que se  cerraba con indómita crudeza llena de malezas.
Entre los verdes trigales ya granados, fui esparciendo las mudas palabras que me guardé y no dije, al ladrón que me robó todas mis pertenencias, que tenía en la urna de mi alma.
Quise coserme el corazón, con los hilos  que desprendían unos zarzales, llenos de espinas, pero la sangre se derramaba y no la  podía detener, entonces, regaron el asfalto, donde a un perro callejero, le sirvió de alimento.

Me dispuse aquel día, ir a parar una sangrienta guerra, al llegar me dieron un fusil, y  entonces  salí corriendo para hablar con el jefe de aquel polvorín, pero  no me dejaron pasar.

Volví sobre mis pasos hacia mi guarida, donde los folios amontonados  ansiosos me estaban esperando, no les hice caso, y me dispuse a soñar sobre la verde hierba.


Encarna Recio Blanco.


Escucha"REFLEXIONES-FUISPARRAMANDO MIGAS" en Spreaker.

viernes, 20 de enero de 2017

Reflexiones- En la vida de




En la vida de todo ser humano, hay una sucesión de momentos irrepetibles, alegres, tristes, emocionantes, dolorosos y  un sinfín de avatares y vivencias que no podemos obviar.

Mi error ha sido pretender ser siempre feliz, teniendo en cuenta que raramente se consigue este don, en más de unos cuantos minutos, unas horas, o días, lo que yo pretendía era estar tranquila, sin preocupaciones, enamorada, con el suficiente dinero para conseguir todo lo necesario, aunque en verdad, no he sido egoísta con lo que respecta al dinero, pero siempre me ha gustado vivir, no con lujos, pero dignamente.

Busqué incansablemente la casa de la felicidad, para quedarme en ella, el resto de la eternidad, pero nadie supo darme la dirección exacta, ni donde podría encontrarla ya que el tiempo, siempre me acechaba con su guadaña, tal vez para recordarme que  luego  tendría, el poco sentido que supone, de tenerlo todo.

Ahora en esta pequeña reflexión siento que tengo casi todo, todo lo que ha querido quedarse conmigo, el sol que brilla cada día, la luna que es mi compañera de fatigas cuando escribo, el viento, las rosas y un sinfín de cosas inmateriales que vale más, que lo que alguna vez añoré.

Pero sobre todo tengo algo que nunca puede separase de mi y esa soy, yo misma, he aprendido a quererme, a valorarme y a seguir en esta sucesión de experiencias y circunstancias, que me han hecho cada día más fuerte, que me hacen cada día, mucho mas fuerte.
  

Encarna Recio Blanco.




Escucha"-REFLEXIONES-EN LA VIDA DE TODO SER HUMANO" en Spreaker.

martes, 3 de enero de 2017

Reflexiones-Aquí estoy




Aquí estoy, con mis manos dispuestas, y con el desastre consagrado que supone, querer escribir, aún sin saber cómo atizar a mis neuronas, para que se espabilen, queriendo dibujar con el oleo de mis venas, algo que me lleve a olvidar, lo que en esta tarde lluviosa de otoño, me requema.
Aquí estoy, delante de este tétrico artefacto, que me mira inmóvil, sin querer darme una primera nota de salida, igual que lo hace un director de orquesta, con su  batuta negra.
Mis parpados fijos en el folio que me mira, preguntándome algo, de lo que no tengo respuesta, condenada por no poder salir del laberinto de las letras, queriendo dar luz con mi alma, a este anochecer que me revela.
Por el gélido desierto me adentro, para no caer en las garras de su recuerdo, candente, como la fogata de un volcán en erupción, no cicatrizaron las heridas no, no se cerraron en mi recuerdo, por más que lo intento.
Me estremece el alarido de un suspiro, que sale de mi cuerpo al recordar, el último de sus besos, esa huella ,no puede borrarla de mis labios nunca, así como nuestra historia tan dolorosa, y a la vez, tan maravillosa.
La tarde va cayendo, y la lluvia arreciando, el agua prendida de mis cristales parecen lagrimas a la deriva, mientras la nicotina, hace estragos en mi garganta que seca,  me pide que cambie de tema.

Encarna Recio Blanco

Escucha"-REFLEXIONES-AQUÍ ESTOY CON MIS MANOS DISPUESTAS." en Spreaker.

domingo, 25 de diciembre de 2016

Reflexiones-Sembrando



…Y aquí seguimos amigos, sembrando en estas noches de Amor y de Paz, sembrando amor, porque es la única forma, como se cosecha el amor, de recogerlo nuevamente.
A veces pensamos que, decimos, que muchas veces, perdimos muchas cosas, pero junto a ese perder, sabéis que  está el valor de ganar, porque siempre es posible luchar por lo que amamos, y sobre todo, saber que siempre  hay tiempo para empezar de nuevo, no importa en qué momento de la vida, lo que importa es, que siempre es posible y necesario recomenzar, y tenemos que recomenzar dándonos cuenta que  tenemos una nueva oportunidad, hay que renovar las esperanzas en la vida, y lo más importante es creer, en nosotros mismos.
A veces sufrimos mucho en estos periodos, tenemos que saber que es un aprendizaje, y cuando lloramos mucho, sabéis que el llorar mucho, es la limpieza del alma, lo que no hay que sentir son rencores el rencor también nos enseña a perdonar y cuando estamos en solitario  en algunos momentos es, porque nosotros mismos cerramos las puerta…!hay cuantas veces cerramos las puertas sin darnos cuenta que tenemos que dejarla abierta de par, en par!
¿Te sientes solitario…? Pues mira a tu alrededor, encontraras a mucha gente esperando tu sonrisa para acercarse a ti.
Recomencemos esta noche, para empezar, un nuevo proyecto de vida, donde queramos llegar mirar alto, soñar alto, anhelar lo mejor, todo lo bueno, porque la vida nos trae todo aquello que anhelamos, si nos paramos en pensar en lo pequeño, pues lo pequeño nos viene, y si pensamos firmemente en lo positivo y luchamos por alcanzarlo, lo mejor vendrá a nuestras vidas, ¡qué vida, solo tenemos una, y hay que luchar por ello!
Esta noche quiero que hagamos limpieza, una limpieza  mental, tiremos todo lo que nos encadene del pasado a la basura, todo  lo que nos haga daño, limpiemos el corazón, vamos a  hacer que esté listo, para una nueva vida, ahora que ya llega el niño, ahora que ya llegan nuestros queridos hermanos, que vamos a abrazar a nuestra madre que está tan lejos.
Vamos a estar juntos vamos a empezar con la savia nueva, de un año nuevo, con el entusiasmo y la fuerzas, y  sobre todo, con el amor.
La vida está llena, y te invita a una nueva aventura, a un nuevo camino a un nuevo viaje, a un nuevo desafío, vamos a proponernos esta noche, que haremos todo lo posible para alcanzar nuestros objetivos.
Confiar en la vida y sobre todo, confía en ti y en mí, que estoy esta noche a tu lado.

Encarna Recio Blanco.


Escucha"REFLEXIONES-SEMBRANDO.1-" en Spreaker.

viernes, 16 de diciembre de 2016

Reflexiones- Estamos a las puertas





Estamos a las puertas de la Navidad, una Navidad que se presenta  felices para algunos, tristes para otros y amargos para aquellos que no pueden soportar las duras ausencias de aquellos seres queridos, que se fueron para siempre, indiferentes para aquellos, que no tienen creencias en nada, y a veces, ni en ellos mismos.

Por eso, hoy quiero mandar este manifiesto al Mundo entero,  para que detengan cuanto antes la barbarie, de esta guerra sangrienta en Alepo.

El mundo tiene que verlo, de la misma manera que yo lo veo, pero las masas callan como borregos, no oigo voces a lo lejos, ni a lo cerca, ni a los que   gobiernan este mundo, no respiran las Naciones Unida, la ONU, esos que dicen ser los defensores de los derechos humanos, que deben de actuar en todas partes del mundo.

Tanto en los estados que están divididos por conflictos armados internos, o estables, en los no democráticos, y en los que en el ejercicio de la democracia, está firmemente asentado, Unicef, todos están en silencio, solo se oyen las bombas, allá a lo lejos.

Se me parte el alma, al ver llorar a tantos niños, imbuidos en esas contiendas tan cruentas sin cobijo,  sin familia, entre metrallas, entre el frio, la nieve, el hambre, muriendo cada día.

 En sus caritas el  miedo hace estragos, en sus carnes, las heridas están sangrando, y de sus ojitos los ríos de lágrimas se están desbordando.

¡Ángeles tan pequeñitos, si alas, desplomándose! ¡ Dios mío!

De un lado para otro van, como fardos de paja, como mercancías baratas, como si a nadie importara el dolor de esos seres humanos, que han tenido la mala suerte de nacer en una tierra de nadie, bajo el mando y la fuerza de unos  salvajes.

Se me rompen las venas al ver que a gente se afana en preparar  el árbol, el Nacimiento, los  regalos de los  Reyes Magos y las cenas, para la noche, de Noche Buena.

Al ver tal genocidio, se me desgarra el corazón, no me a cabe en la cabeza, que los  hombres de este suelo, permanezcan indiferentes ante tanto dolor.

Sola no puedo hacer nada, solo escribir y  escribir para denunciando el horror y el desamor, pidiendo que se eleven las voces y podamos entre todos, parar esta barbarie para siempre, no solo en Alepo, sino  en toda la faz de esta Tierra.

¡La Paz está  herida de muerte!



Encarna Recio Blanco


Escucha"REFLEXIONES-ESTAMOS A LAS PUERTAS DE NAVIDAD" en Spreaker.

martes, 13 de diciembre de 2016

Reflexiones-La soledad





La soledad es a veces un refugio, un lugar, un espacio donde calmar los miedos, donde encontrarse  con nosotros mismos, con nuestros pensamientos, sentimientos, dudas, temores y demás familia.
 Eso es lo que tiene la soledad, que en pequeñas dosis es buena, es buena, cuando la elegimos nosotros, pero cuando aparece sin querer estar con ella, es la peor de las compañías.
Tenemos  que aprender a estar solos con nosotros mismos, a convivir con nuestras soledades, como la mejor, o la peor de las compañías, pero  hay veces, que la soledad duele, y puede ser, el más grande de los martirios.
El otro día fui a dar un recital de poesías a un Centro Social, cuando traspasaba aquellas puertas, mi corazón empezó a latir de una forma acelerada al ver, la cantidad de viejecitos, sentados en sus sillas de ruedas, al ver aquellos  ojos sin la ilusión en ellos ,  con la mirada perdida muchos de ellos, al ver que aunque estaban muy cuidados, todos ellos estaban solos, muy solos, con la soledad del alma, de los recuerdos de sus familias.
Uno tras de otro,  me fueron contando sus historias, unos con el abandono de sus hijos, otros porque sus esposas ya se habían marchado para siempre, otros porque no tenían a nadie en el mundo,  se me encogía el corazón a cada minuto  al ver, aquel panorama tan lleno de soledades.
Así es que ni corta ni perezosa me puse las lentejuelas ,el abanico de plumas, los collares, me puse las  pestañas postizas y empecé a recitarles sátiras  alegres,  sainetes, poesías, se me pasaron dos horas oyéndoles  reír a carcajadas  aquellos  viejecitos, estaban alegres,que hacía mucho tiempo que no se lo pasaban tan alegremente y tan bien.

Cuando volví a mi casa rota y cansada de tanto dar… ¿Sabéis con quien me encontré al abrir la puerta de mi casa? Pues allí estaba ella…allí estaba la maldita soledad,  la increpé de mal humor y le dije: ven que tú y yo, tenemos que hablar.

Encarna Recio Blanco


Escucha"REFLESIONES-LA SOLEDAD ES A VECES" en Spreaker.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Reflexiones.en los momentos mas




En los momento más inesperado de nuestra vida, suceden las cosas más inverosímiles, justo, cuando creemos que nuestra vida no puede ir a peor, en ese instante, en el que tiramos la toalla por la borda de nuestro barco, que está a punto de naufragar.
Entonces, nos  llega un nuevo camino, en forma de lo que sea, en el lugar más insospechado y bajo el antifaz más extraño.
Por lo inesperado, nos deja totalmente paralizados, como si el mundo antes, no hubiera existido, como si no fuéramos nada más, que ese tren, que espera en la vía adormilado, para que ese transeúnte, que quiera emprender un viaje.
Empezamos entonces a pensar, que nuestras tormentas fueron pasajeras, y que esos  malos presagios se convierten de repente en  ilusiones, con un ápice de enorme de realidad.
Las pieles gastadas se rejuvenecen, como si la vida, nos diera una segunda oportunidad, y aunque no estamos seguros de poder contra el viento, la sensación es increíble, se nos olvida la lucha contra el mundo, y aunque nunca hemos visto a Dios en persona, dibujamos sus formas en las sabanas blancas de nuestro lecho.
Cuando menos te lo esperas, surge el milagro detrás de una calle, en  forma de paloma, en alas de un destino despistado, de un corazón lleno de espinas, o entre los que circulan a tu paso, tal vez, con las mismas agonías.
Es imposible comprender el por qué de estas cosas, sin preguntar nada, entonces comprendemos, que ha llegado nuestro momento, aunque realmente seamos incapaces de saber con exactitud, cuánto nos durará esa felicidad, la Cruz del calvario, se nos antoja lejana, y en esas nubes, no queremos bajar a la tierra y todo  empieza a ser conmovedor.
En esta vida, lo que más daño nos hace, son las espinas del amor en toda su grandeza, cuando nuestros padres se marchan para siempre, cuando una enfermedad nos  fustiga, cuando nuestros hijos sufren, cuando la penuria nos persigue, y cuando ves que tu corazón, no puede más con la carga.
En los momentos más inesperados, aparece el milagro, puede ser tarde para algunos, y puede ser pronto para otros.

El  día que tengamos que partir para siempre, pronto  o tarde, nos iremos con nuestras maletas llenas de ilusiones incumplidas, de pecados cometidos, sin pensar en esos momentos, que  sólo hay un motivo que nos pueda salvar, solo uno, y ese será, haber vivido cada día de nuestra vida, repartiendo amor.
Encarna Recio Blanco

Escucha"REFLEXIONES-EN LOS MOMENTOS MAS INESPERADOS" en Spreaker.

sábado, 26 de noviembre de 2016

Reflexiones-Aquel indigente





Aquel indigente me miró, y yo sólo le dejé unas cuantas monedas del color de las palabras.
Traté de resguardarlo de la escarcha junto a aquella farola desgranada, agradecido, me dio unos cuantos tesoros que tenía dentro de su chaqueta desgastada, la foto de su madre, y de aquella enamorada, que lo dejó un día, porque quiso volar y no la dejaban.

Bebimos, bebimos  juntos en un vaso de papel y  entonces, una guitarra por los aire sonaba, tocaba aquella canción que juntos escribimos, bajo la luna, que extrañada,  jugaba al escondite con nosotros, en mitad de la plaza.

Pusilánimes las sombras, a nuestro lado pasaban sin detenerse ante el alba, que ya se asomaba.

 Aquel indigente me abrió muchas puertas que tenía cerradas y al despedirme, me dio la llave para que yo las guardara.
Un beso en la frente y un hasta nuca, musitó tristemente.

Lo vi marchar por el callejón de los suspiros cabizbajo, entre las sombras amilanada de la noche, quise correr tras de él, acompañarlo en su peregrinar, pero no pude, no pude, se interpuso el viento, que me devolvió al mundo de los solos.


Escucha"REFLEXIONES-AQUEL INDIGENTE-" en Spreaker.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Reflexiones...Siento que me escuchan


Yo siento Señores, que ustedes me escuchan… Que están cada noche tras ese transistor arcaico quizás, que guardapolvo en un diván enterrado, o en un aparato de ultima tecnología, de esos, que algunos todavía no  acertamos a utilizar correctamente.
Pero sea como sea, lo hacen y están ahí, con la luna, se acercan un poco a mí, a mi verdadero hogar que es mi alma, aquí a este rincón donde cada noche nos reunimos.
No sé si escuchan todos mis poemas, pero algunas palabras si se que les llegan, y esto me sirve, para seguir escribiendo y sentir, que tienen sentido mis versos, mis palabras, mis cartas y en esta trastienda de mi corazón ,tienen ustedes todos, un espacio ,tienen  una canción, una melodía que recordaran de años dormidos, que  quizás no volverán.
La luz de las velas se va rebajando y mientras se duermen, yo les sigo hablando. La noche ha caído, se cierran las guerras, los niños ya duermen, no hay nadie en la tierra.
Mientras los amantes se siguen besando, y entre sus pasiones, yo me voy colando.
Los sabios cavilan en horas dormidas, algunas mujeres, tejen mil salidas, hay hombres bebiendo en locas tabernas, y otros corriendo en busca de sendas.
Y en estas noches… que estoy con ustedes, les presto mi voz, mi corazón y mi alma.

Y les doy las gracias, porque sin ustedes, no serian las noches... de Encarna.
Escucha"YO SIENTO QUE USTEDES ME ESCUCHAN" en Spreaker.